jueves, 3 de junio de 2010

NUESTRA MELODIA SECRETA





Cada uno de nosotros nace con una melodía secreta en su alma. Ella se va creando/gestando lentamente durante nueve meses, una melodía que tiene una vibración especial...
Nacemos con ella y venimos aquí para entonarla, pues su resonancia es fundamental para la estabilidad del Universo. Su ausencia es la que causa estragos, dolor, agonía y soledad…
El problema no es el silencio, sino la canción ausente…materia prima del poeta y de las madres.
Se trata de aquietar-nos para escucharla y luego cantarla. Y para ello hay que cancelar el ruido que el mundo de los hombres infiltra en nuestras vidas, éste nos ensordece, nos apabulla, nos irrita. Es necesario, entonces, la quietud para que podamos ser encontrados por la porción de luz y música que nos corresponde.

Somos puentes Así como en nuestro espacio celestial hay un Sol y en el centro de la Tierra hay un núcleo ígneo incomparable, también hay en el infinito un sol cósmico (que algunos llaman Dios)…. y hay otro sol vital circulando por nuestro ser……..
Si, somos puentes entre la luz del mundo y la luz espiritual donde todo concluye: la humanidad, la vida vegetal y animal, los suelos y las aguas, los planetas y el vacío aparente que los rodea….

Nuestra melodía secreta es parte de una sinfonía galáctica.

Texto de Miguel Grinberg, intervenido para su publicación en este blog.
Publicar un comentario