sábado, 7 de junio de 2014

ESTAMOS CONECTADOS?

Hoy vivimos la conexión total, tenemos todos los recursos tecnológicos para ello. Pagamos y ampliamos planes para estar permanentemente conectados. Vayamos donde vayamos la vida “nos continúa” en red. En lo que respecta a mí,  esta situación me interpela. 
Yo deseo estar contigo y compartir, ya sea nuestras vidas, anécdotas, miserias y logros, risas y experiencias varias. No puede ser que nos juntemos para "simplemente estar" e igualmente tengas que estar conectado a todas las redes sociales habidas y por haber. Conversamos y, sin respeto alguno, contestas mensajes, atiendes llamados como si todos fuéramos invisibles, siento que es una falta de respeto hacia todos los que ahí estamos. Si nos reunimos es para vernos, saber de cada uno, de cómo estás con “los que estamos aquí y ahora”. 
Por respeto a mi, a la familia, pido dejar los móviles lejos de la mesa del encuentro.  
Cuál es la conexión que hoy todos necesitamos? Obviamente que NO ES ESA.... 
Tengo conciencia, también, que todo tipo de tecnología es desarrollo y evolución, pero dime, es evolucionar des-conectándonos a nosotros del prójimo?
Tenemos que ser tan individualista? es lo que estamos viviendo... lo tomo o no. 
Cómo contribuyo a la solución de este fenómeno? obviamente declarándolo. 
Personalmente, aviso -anticipadamente- dónde estaré y espero no ser interrumpida. Lo hago por mi y por respeto a mis amistades.

sábado, 10 de mayo de 2014

LICHA, mi madre


Ven para acá, me dijo dulcemente
mi madre cierto día;
(aún parece que escucho en el ambiente
de su voz la celeste melodía).

Ven, y dime qué causas tan extrañas
te arrancan esa lágrima, hijo mío,
que cuelga de tus trémulas pestañas,
como gota cuajada de rocío.

Tú tienes una pena y me la ocultas.
¿No sabes que la madre más sencilla
sabe leer en el alma de sus hijos
como tú en la cartilla?

¿Quieres que te adivine lo que sientes?
Ven para acá, pilluelo,
que con un par de besos en la frente
disiparé las nubes de tu cielo.

Yo prorrumpí a llorar. Nada, le dije;
la causa de mis lágrimas ignoro,
pero de vez en cuando se me oprime
el corazón, y lloro.

Ella inclinó la frente, pensativa,
se turbó su pupila,
y, enjugando sus ojos y los míos,
me dijo más tranquila:

- Llama siempre a tu madre cuando sufras,
que vendrá, muerta o viva;
si está en el mundo, a compartir tus penas,
y si no, a consolarte desde arriba...

Y lo hago así cuando la suerte ruda,
como hoy, perturba de mi hogar la calma:
¡ Invoco el nombre de mi madre amada,
y, entonces, siento que se ensancha el alma !

Olegario Victor Andrade
(1839-1882)

domingo, 6 de abril de 2014

CAMBIO DE FRECUENCIA




No sé tú, pero yo veo inquietud, trastornos, cambio, grandes cambios en mi alrededor y por lo que me informo es en todas partes y pareciera que nadie se da cuenta...salvo algunos y pocos.
Yo ya los he vivido y sigo trabajando en ello.
Rabia, miedo, y mucho auto-control en las emociones para no desbordarse y mostrar debilidad, llegando a un total colapso. 
Una amiga me comentaba que estamos en una primera fase del lavado....y que falta la limpieza profunda.

Vivimos desde lo que queremos, somos  o de lo que aparentamos, y estos estados nos movilizan en buena o mala forma, o sigues un camino consecuente contigo o buscas a alguien para que te oriente, porque no existe otro camino que no sea cambiar lo que hemos sido hasta hoy, en creencias fundamentalmente, y escuchemos a los hijos, porque si miramos lo que es el mundo hoy, todo, todo necesita una re-ingienería , solo que esta vez tiene que ser estructurada desde el corazón, porque una mente desconectada del órgano vital, no nos sirve y nuestros hijos lo saben. No desean vivir en el mundo que hoy viven, y nos hacen responsables y tiene toda la razón!

Queridos amigos todos, todo esto que nos está sucediendo es planetario, está sucediendo en todas partes. es algo que  está pasando a todo ser humano. En otras palabras, todo esto que "sentimos" y estamos viviendo se llama cambio de vibración/sintonía. Y no es que no entienda a mis amigos/conocidos/familia, sino que estamos pasando de una frecuencia a otra y nuestro cuerpo/mente está en período de cambios, por eso nos sentimos confundidos y desorientados.
Si a los amigos  y a la famillia los sentimos diferentes es porque estamos pensando,/vibrando diferentes. Y necesitamos otro espacio con otras y nuevas personas. No te culpes ni enjuicies si eso te está pasando, porque muchos ya lo hemos pasado o lo estamos pasando.
Lo mas conveniente hoy, lo sugerido, para cada uno, es preguntarse cuál es el mundo en el que deseo vivir y trabajar para eso!

Nuetros hijos//nietos nos lo agradecerán!