miércoles, 15 de octubre de 2008

SLOW ATTITUDE- PODEMOS VIVIR MAS DESPACIO?




Llegó a mis manos “el artículo 57” acerca de la slow attitude” en Europa.

Un funcionario de la Volvo hacía mención a esta actitud debido a la experiencia vivida en Suecia, luego de 18 años trabajando con ellos.
“La primera vez que fui para allá, en los 90, uno de mis colegas suecos me
buscaba en el hotel todas las mañanas. Era septiembre, frío leve y nevisca.
Llegábamos temprano a la sede de Volvo y el estacionaba el automóvil bien
lejos de la puerta de entrada (son 2.000 empleados con coche). El primer
día no dije nada, ni en el segundo, ni tercero... Después, con un poco mas
de confianza, una mañana pregunte:
" Tienes lugar demarcado para estacionar aquí? Noto que llegamos temprano,
el estacionamiento esta vacío y tu dejas el auto allá en el final..." Y el
me respondió simplemente así: "Es que llegamos temprano, entonces tenemos
tiempo de caminar - quien llega mas tarde ya va estar atrasado, mejor que
estacione mas cerca de la puerta. No estas de acuerdo?" -

Esto es un ejemplo de “slow attitude”.

Imagínate la cara de este empleado!.. pasaría eso en tu país?? en tu ciudad?
Entiendes ahora por qué quise compartir el “Artículo_57” ...y vayamos pensando…

Existe hoy un gran movimiento en Europa llamado "slow food", de la Slow Food International Association, cuyo símbolo es un caracol, cuya base está en Italia. Lo que el movimiento Slow Food pregona es que las personas deben comer y beber lentamente, saboreando los alimentos, “compartiendo” su preparación, conviviendo con la familia, con amigos, sin prisa y con calidad. La idea es la de contraponerse el espíritu del Fast Food y a lo que él representa como estilo de vida. La “prisa” y la “locura” generada por la globalización, por el anhelo de “la cantidad de tener” v/s “calidad de vida” o la “calidad de Ser”.

La sorpresa, entonces, es que este movimiento de Slow Food está sirviendo de base para un movimiento mas amplio llamado Slow Europe, como publicó la revista Bussines Week en su edicion europea.
Esa llamada “slow attitude” está generando la atención de los americanos, apologistas del “Fast” (ràpido) y del “Do it now” (haga ya!). Por lo tanto, esa “actitud sin-prisa” no significa hacer menos, ni menor productividad, significa sí, hacer las cosas y trabajar con más “calidad” y “productividad” con mayor perfección, atención a los detalles y con menos estrés. Significa retomar los valores de la familia, de los amigos, del tiempo libre, del placer y de las pequeñas comunidades.
Pasar del “local”, presente y concreto, en contraposición al “global”, indefinido y anónimo. Significa retomar los valores esenciales del ser humano, de los pequeños placeres de lo cotidiano, de la simplicidad de vivir y convivir. Significa un ambiente de trabajo menos coercitivo, más alegre, mas ´”leve” y, por lo tanto, más productivo, donde seres humanos felices, hacen, con placer, lo que saben hacer mejor.
Será que los viejos dictados “despacio se va mas lejos” o si no “la prisa es enemiga de la perfección “ merecen nuevamente nuestra atención en estos tiempos de desenfrenada locura?
Nadie tiene, más que 24 horas por día. La diferencia es que “cómo hace cada uno” con su tiempo. Lo relevante es saber aprovechar cada momento, porque, como dice John Lennon: “la vida es aquellos que acontece en tanto hacemos planes para el futuro”.
Piensa y reflexiona, hasta qué punto vale la pena dejar de compartir con tu familia, de estar con al persona amada, de practicar tu credo, o ir a pescar el fin de semana?:
…“podría ser demasiado tarde”….




Publicar un comentario