miércoles, 27 de agosto de 2008

NUEVOS AIRES





En este lado del mundo comienza a llegar la primavera. Es tiempo de nacimiento y renovación. Dejamos atrás el invierno y nos preparamos para disfrutar del amplio abanico de posibilidades que nos ofrece esta estación. La naturaleza se viste de verde, muchos amarillos y fragancias, todo se inunda de aromas frescos y vivos colores todo lo que toca. Aprovecha su impulso vital para renovarte por fuera... y por dentro!!
Ya viene primavera!!!. La naturaleza se despierta del letargo invernal y hace sonar la campana que indica la llegada de un nuevo ciclo. Las semillas rompen su envoltorio pariendo los primeros brotes del año. Las plantas inician su tiempo de floración e inundan campos y bosques.
Es en esta época del año cuando de forma más evidente se manifiestan en la naturaleza procesos como el nacimiento, el crecimiento y la renovación. Y aunque a veces con nuestro comportamiento parece que lo olvidamos, el ser humano también forma parte de naturaleza. Al igual que los animales y las plantas se preparan para recibir cada nueva primavera, nosotros también debemos adecuar nuestros estados internos para disfrutar plenamente del amplio abanico de posibilidades que nos ofrece esta estación.
Los chinos llaman a esta estación "primer movimiento" y hacen coincidir el comienzo de su año con el declinar del invierno. No son los únicos. Son muchas las culturas que se preocupan por adaptar el reloj biológico humano a los ciclos de la naturaleza, ya que las estaciones y su clima influyen no sólo en nuestro estado físico, sino también en el anímico.
Por lo tanto, debemos aprovechar la fuerza de la primavera, el caudal de vida y energía que emerge en esta época para 'florecer' como personas: para crear, desarrollar y llevar a la práctica las ideas y proyectos que han quedado “guardados” durante el invierno, porque durante este ciclo invernal preparamos “la tierra” en nuestro interior, aquietamos mucho de nuestro accionar para esperar el momento del resurgimiento, crecimiento y renovación, como explicaba anteriormente.

Frente al recogimiento invernal, la primavera es la pasión del descubrimiento, la necesidad de explorar nuevas facetas que enriquezcan nuestra vida. Transforma tus problemas en retos y convierte el presente en un acto de creatividad constante. En invierno, etapa necesaria que nuestra naturaleza sabia nos regala, nos invitaba hacia adentro, al cobijo, al alimentarnos de manera diferente, y, por sus bajas temperaturas, a salir menos y por lo tanto destinábamos un tiempo menos al ejercicio. ..el que fuere..también a un mayor consumo de medicamentos- sobretodo antibióticos- los que dejan un pozo negativo en nuestro organismo.
La llegada de la primavera es la excusa perfecta para mejorar nuestro cuerpo físico, emocional y mental…uhmmm nuevos aires!
La mirada cambia, volvemos al exterior!
La naturaleza, hoy en su ciclo primaveral, nos ofrece un florecimiento en todos los aspectos, manifestación que percibirás sólo si estás atento a ello. Es una nueva oportunidad…respira profundo y con optimismo, te invito a abrir puertas y ventanas para acoger la Primavera en tu vida.

Tenemos nuevos aires, respíralos, y exhala tu primavera!!
Publicar un comentario