domingo, 15 de junio de 2008

SABIDURIA DEL CORAZON




Irene, estudiante de medicina compartía, que nunca se había percatado de lo sabio que es nuestro corazón hasta aquel día en que Dora manifestó en una de sus clases: “seamos como el corazón, que se contrae y se relaja”…
Para los que no conocemos mucho de anatomía y fisiología, el corazón es como una bolsita llena de sangre, y sus paredes son músculos, para poder contraerse y sacar esa sangre de él.. Y esa sangre que sale impulsada por el trabajo que él hace, se reparte por todo nuestro cuerpo, “regando” todos nuestros órganos, todos nuestros tejidos, todas y cada una de nuestras células… Así todos los tejidos respiran el oxígeno que la sangre les lleva, y captan todos los nutrientes para transformarlos en energía que necesitan luego para cumplir con su función. En ese momento, el corazón, deja de regar, cierra su salida, abre su entrada y se relaja, dejándose llenar.... esa sangre que entra finalmente será dada para los tejidos en la próxima contracción…
Lo curioso es que mientras todos los tejidos del cuerpo se están nutriendo y llenando de oxígeno, él se haya contraído, dando toda su energía al resto del organismo Y luego, mientras el resto de los tejidos dejan por segundos de ser irrigados para poder transformar eso que recibieron en energía, el corazón sabiamente se relaja, y mientras se llena para un nuevo trabajo de contracción, parte de esa sangre que entra la toma y se “riega” a si mismo….es decir, el corazón se nutre mientras se relaja… y el resto del organismo se nutre mientras él trabaja…. Pero el corazón, sabio y perfecto como fue creado, sabe hacerse tiempo para las dos cosas… Trabaja para enriquecer el organismo, lo nutre, porque él es parte de ese todo, y esa es su función allí… sin embargo, también sabe que si no se toma ese tiempo para regarse y llenarse de energía, pronto ya no tendría de donde sacar fuerzas para realizar su trabajo….
La invitación que te hago es que imites a ese corazón...y que te des tu tiempo del día para relajarte y nutrirte… para llenar cada uno de tus espacios de amor y paz, y también para llenar las reservas que luego vas dar al mundoporque, principalmente, para poder dar, uno tiene que estar fuerte y haberse dado a si mismo lo que necesita…. por eso te propongo
“Se como el corazón, que se contrae y se relaja”…
Publicar un comentario