domingo, 1 de junio de 2008

CAMINOS...





Cada camino es uno entre un millón. Entonces no hay que olvidar que un camino no es más que eso. Si piensas que no debes seguirlo, no te quedes en él bajo ninguna circunstancia. Un camino no es más que un camino. Que lo abandones cuando tu corazón así te lo indique no significa ningún desaire a ti mismo ni a los demás. Pero tu decisión de seguir esa senda o apartarte de ella no debe ser producto del temor ni la ambición. Te advierto: examina cada camino atentamente. Pruébalo tantas veces como te parezca necesario. Luego hazte esta pregunta: ¿Tiene corazón este camino?
Todos los caminos son iguales, no llevan a ningún lado. Atraviesan la maleza, se internan o van por debajo de ella. Si ese camino tiene corazón, entonces es bueno. De lo contrario, no te servirá de nada.
- "Las enseñanzas" de Don Juan de Castañeda -

Cuántas veces hemos andado caminos que creíamos eran nuestros y luego nos damos cuenta que hemos estado acompañando a otros en “su camino” y esa experiencia nos deja con una sensación de vacío en el corazón? No te desanimes y agradece, porque si bien es cierto no era el tuyo, aprendiste y creciste igualmente, te deja herramientas, una rica experiencia, para seguir y ahora con la certeza del rumbo a seguir. Cuando le encuentras el sentido a lo que haces y toda tu energía está en él es porque ese camino “tiene corazón” y por más dificultades que en él encuentres tendrán un sentido que llenará tu alma! ....y así es ante cada nuevo desafío, un nuevo camino...!!
Publicar un comentario