jueves, 23 de julio de 2009

UNIR LOS CORAZONES




Ha llegado un buen momento para buscar la forma de llegar al mayor número posible de personas con tu sonrisa, tu corazón y tu amor incondicional.
No, no estoy loca ni estoy soñando.
No sacamos nada con estar pidiendo al cielo por algo, si aquí en la tierra, no tomamos alguna acción que cambie el rumbo actual de las cosas. Y me refiero a una acción inmediata.
Y para que esto ocurra, tenemos que demostrar que sí somos imagen y semejanza del “dios de nuestro corazón y de nuestra comprensión”, reflejésmolo a través de la risa y la alegría, y a través de la sonrisa de un espíritu de amor que finge ser humano. Esto es lo que generará el cambio.
Durante este tiempo no juzgues a nadie por el camino que recorre o por sus acciones.
El perdón es y será una de las herramientas más importantes en estos tiempos.
Busca la manera de empoderar a todas las personas que están a tu alrededor, darles reconocimiento básicamente, sin importar la relación que tengas con ellas y sin importar su historia o su condición.
Ahora es el momento de salir y demostrar quién eres. Ofrece tu ayuda y empoderar a quienes están a tu alrededor, pon especial atención a quienes puedan haberse caído y les cuesta volver a pararse.
En esta forma, seremos luz al final del túnel.

CÓMO?
Comienza buscando aquello que los haga sonreír, y hazlo cada vez que puedas. Toca, acaricia a los demás con la mayor frecuencia posible porque es un regalo de humanidad.
Me decía mi madre - de pequeña- que los ángeles y seres espirituales no se podían tocar ni tocarnos, entonces nosotros entreguemos nuestros gestos de Amor y confianza a todas las personas que nos lo permitan, con compasión, consuelo y esperanza.
Trabaja desde tu corazón con todos los corazones que estén a tu alcance.
Siente, vive, toca, abraza y dí cuánto quieres a las personas que amas.
En otras palabras: tratémonos con amor y respeto unos con otros ya!

-Gracias Barbara Rother , texto adaptado a este blog.-
Publicar un comentario