lunes, 11 de mayo de 2009

DESVESTIRSE... ES MAS SANO






Hurgando en mis apuntes me encontré con un artículo de Paula Serrano, sicóloga chilena, acerca de cómo nos mostramos y cómo nos protegemos ante los otros y ante nosotros mismos por temor y al “deber ser”.
Decía que vestirnos hoy no sólo nos protege del frío, sino también de nuestras imperfecciones, nuestras heridas o penas profundas.
Nos vestimos muchas veces con disfraces para lucir bellas cuando no lo estamos, o alegres cuando en verdad estamos tristes. Nos vestimos para lucir bien y sentirnos bien.
Dime si no es un bello espectáculo cuando nos percibimos bien y nos ven bien: cuando estamos felices: luces del cielo en arcoiris, bajan hasta nosotras y nos visten desde el Alma. Irradiamos esa alegría!

Está de moda andar vestida: se nos dice cómo vestirnos para seducir, cómo vestirnos para sentirnos seguras y contentas. Lucimos nuestra tenida innovada de confianza y con ello un gran poder interno.
Desvestirnos es peligroso porque nos expone y vivimos en una sociedad que sólo acepta la perfección. Por esta razón nos sentimos “desvestidas” cuando estamos ansiosas, frágiles o asustadas. Tenemos disfraces para toda ocasión, dependiendo de la circunstancia. Nuevamente utilizamos camuflaje y desfilamos en la pasarela de la vida. Nos desgastamos haciendo roles que no queremos, viviendo la vida para otros. El resultado es el fracaso de muchas relaciones que pudieron ser exitosas y una constante sensación de soledad.
Escribía: Este mal parte en la infancia, cuando para ser queridos o para ser aceptados o para poder competir con nuestros hermanos o para no decepcionar a nuestros padres se instala el temor al desnudo. Estos niños siempre bien vestidos, a veces para ser funcionales a la familia se visten de rebeldes, de enfermos, de frágiles, de lo que sea con tal de mantener el sistema. Otras veces es al revés, deben vestirse de personas grandes, competentes, nunca dar problemas, cuidar siempre en vez de pedir cuidado, disfrazarse de fuertes y de seguros, de capaces y maduros. Después basta con tener un buen guardarropa y la vida promete andar más o menos bien.
Detrás de la obediencia infantil está la ilusión de un encuentro que nos permita mostrar esas otras partes escondidas, de un rincón de desnudez. Y la vida suele regalar a todos ese rincón. Un rincón donde la pasión, la ternura, la risa, la locura y también el sentido de realidad puedan darse juntos y sin explicaciones. Un espacio de libertad, de verdad. Un lugar donde ganar puede ser perder, perderse”.
Sin embargo esos rincones son escasos. Cada día vemos cómo las restricciones a la libertad se hacen cada vez mayores y cómo la soledad y la tensión que resultan de andar siempre vestidos enferman el alma y el cuerpo de muchos.
Amigas, amigos, necesitamos crear y crearnos este espacio de desnudez que la vida nos regala, donde podamos liberar, y no sólo para nosotras, necesario por cierto, sino que también para nuestros hijos.
¿Podremos las mujeres crear y crearnos ese espacio?
¿Para nosotras, para nuestros hijos, para nuestros amores?

Hay que recuperar la desnudez perdida!
Publicar un comentario