viernes, 2 de abril de 2010

EN SEMANA SANTA



Me encuentro en medio de Semana Santa en Madrid, en casa de Gizela, mi querida amiga y hermana-abrazos, nombre que nos asignamos por la gran amistad y cariño entre nosotras y quien, una vez más me abre las puertas de su casa y de su corazón. Indudablemente soy una privilegiada.

Como reflexión para estos días, rescato el sentimiento espiritual, que nace en toda alma humana, expresado por Anton Ponce de León, filósofo peruano, escritor y un ser espiritualista movilizado por una profunda creencia en la Cosmovisión Andina, quien participó en Trieste, Italia, en el "Circulo de la Vida" días atrás, junto a otras personalidades como Masuro Emoto, Amit Goswami, físico cuántico, a quienes tuve el honor de conocer y compartir durante 12 días.

El ser humano ha confundido espiritualidad con religiosidad y esto ha creado confusión en el hombre.
La tierra necesita educación. La ignorancia hace que cometamos errores.
Lo que hemos logrado en la vida, con esfuerzo y sacrificio, una vez obtenido, creemos que es el fin de un camino, y ahí es donde está el error, es recién el comienzo de "otro momento"....y nos estancamos.. Tenemos que mirar mas allá, trascender, porque existe una responsabilidad que con el logro, adquirimos.
La vida es evolución constante, movimiento.

Educación e instrucción no son sinónimos. Instrucción es conocimiento teórico que se recibe en un centro de instrucción.
La educación se recibe en el hogar, al igual que la ética y la moral, que como lo anterior, también se han confundido.
La moral es una creación humana.
La ética nace con nosotros, no explica "esto es , ésto no es".
La moral la podemos acomodar a nuestra conveniencia.

Contribuyamos a que la educación empiece. Aprendamos a no confundir.
Espiritualidad es HACER!, acción y no sólo meditar, orar, lo que es innegablemente bueno y efectivo también, y lo podemos hacer durante unos minutos al día (meditación pasiva), el resto es el HACER dinámico.

Dentro de la espiritualidad se cometen errores y es lo que tenemos que meditar.
Publicar un comentario